11 Noviembre 2011 - F. J. García González

La Conflictología

La Conflictología
Los conflictos se presentan en lo cotidiano, en lo individual, en lo grupal, en el trabajo, en las relaciones entre vecinos, en escuelas, hospitales, en la política y en las relaciones entre estados, entre otros.
El conflicto está allí donde existe cualquier manifestación de voluntades humanas que libremente puedan interpretar unos mismos hechos, y en consecuencia mantener opiniones divergentes y confrontadas, que en unos supuestos son llevadas con el máximo celo y rigor, y en otros casos no son aceptadas. Estas situaciones para su resolución se conducen de forma beligerante poniéndose de manifiesto de forma verbal, escrita o física, y siendo el último eslabón de todos ellas y especialmente en cuanto a su devastadora fuerza y terribles resultados, las guerras.

Es inevitable que el conflicto se presente, no obstante se puede conducir de forma pacífica, y cuando la situación se encona, se pueden buscar soluciones técnicas que permitan la resolución de esa posición de confrontación con el menor coste para todas las partes que se encuentran ante estas circunstancias y, siempre, buscando que el problema que ha conducido a la situación de conflicto, no sólo desaparezca, sino que las partes que lo han vivido puedan reconciliarse. Este sería el último eslabón a alcanzar de forma satisfactoria en la resolución de un conflicto utilizando la conflictología.

La conflictología recoge, con acierto, todo el acervo que conduce al individuo a la educada comprensión de la paz, para ello embebe de raíces espirituales, filosóficas, intelectuales, epistemológicas, entre otras, y hace suyas todas las corrientes de pensamiento, de todas las culturas y épocas, siempre que aporten la comprensión ante una situación de conflicto, y faciliten las diversas maneras de encontrar una salida pacífica y positiva al mismo.

En la conflictología, que podemos entenderla como una ciencia de carácter abierto, se conjugan innumerables sistemas de conocimiento, disciplinas y tecnologías. De aquí surgen los estudios de paz, la sociología del conflicto o polemología, los estudios estratégicos y diplomáticos, la filosofía y un largo etcétera. Para nosotros se trata de una disciplina transversal, otros señalan que se trata de una actividad interdisciplinaria, y otros una a-disciplina.

Como dice Vinyamatadesde la conflictología se desarrolla una intensa y profunda renovación en la comprensión del ser humano y de las sociedades y actividades que este conforma y promueve. Instituciones clave como es – y ha sido – la Justicia, como referente importante en la resolución tradicional de los conflictos puede aparecer hoy como una institución que cumple deficiatariamente.

La conflictología interviene como una última ratio extrajudicial, de la superación del conflicto, frente a la posición que se puede observar cuando se usan las normas o leyes con la “intención de contener o castigar al que reivindica, el uso de sistemas de negociación coercitiva o de técnicas psicológicas orientadas a la resignación no resuelven nada” Como dice Vinyamata “Si las partes en conflicto, todas ellas, no resultan plena y simultáneamente satisfechas, no podremos decir que el conflicto ha finalizado, este se planteará de nuevo en cuanto encuentre la ocasión más propicia.

El conflictólogo inicia su labor allí donde se presenta cualquier situación violenta o trasgresora para lo cual no es necesario que nos encontremos con una actuación proactiva de un sujeto, sino que puede encontrar su fundamento en una omisión, la negación etc. frente a todas estas situaciones la actitud del conflictólogo puede ser determinante para la correcta solución de la situación crítica que se ha creado.

Durante muchos años los expertos en el estudio de la resolución de conflictos han estudiado todos estos fenómenos habiendo concluido, de modo pacífico en la actualidad, que cuando nos encontramos ante un proceso encadenado de Necesidad-Miedo-Acción estamos fijando el proceso básico de la formación de conflictos, así pues, cuando se actúan sobre ellos se puede desbloquear de forma perenne esa situación y corregir todos sus efectos.

La conflictología actuará frente al problema con las técnicas de intervención que son adecuadas a cada caso. Así pues, puede actuar por medio de la facilitación, del arbitraje, la conciliación, el entrenamiento, la mediación, la negociación, la educación, las terapias, la medicina. Estas técnicas se pueden entremezclar y combinar según las necesidades y su adecuación al conflicto en el que se quiere intervenir.

Como dice Vinyamata para la conflictología “se trata en definitiva, de facilitar el tratamiento adecuado en cada caso y a cada persona o sociedad en conflicto, para que esta misma pueda recuperar su autoestima, su seguridad, satisfacer sus necesidades, el propio equilibrio y serenidad, su libertad, y de esta manera, poder solucionar sus propias crisis y conflictos.

Pero el conflictólogo puede hacer servir otros muchos recursos para conseguir su objetivo, entre los cuales podemos citar:

  • Humor, que puede ayudar a generar confianza.
  • Video, cine, teatro….porque pueden servir de ejemplo.
  • Simuladores, permiten conocer un conflicto y valorarlo en relación a otros.
  • Juegos, estimulan la cooperación, etc.
  • Organización, capacidad para ayudar a planificar la actividad de una persona o de un grupo social.
  • Filosofía práctica, pueden ayudar a buscar coherencia a soluciones determinaciones.
  • Los dietarios.
  • Las cartas.
  • La ocupación, evita pensar en exceso en uno mismo.
  • Viajar, cambiar de lugar.
  • Fiestas y actos sociales.
  • Las actividades benéficas, las acciones sociales.

Todas las técnicas y los recursos a los que hemos hecho mención procuran afrontar la situación de crisis de la forma más distendida, flexible y apropiada a cada situación y a continuación aplicar la técnica y los recursos adecuados que permitan iniciar un procedimiento que dure el menor tiempo posible y solvente la situación conflictual de hecho, es decir aquella que se exterioriza, así como la situación de fondo, de modo que las partes contrapuestas, no sólo resulten compensadas desde el punto de vista moral o económico respecto de los hechos que son conocidos, sino que la pretensión última es que se conozca el origen del conflicto, se trabaje sobre él y las posiciones enfrentadas que llevaron a la exteriorización del mismo, de forma que finalmente, una vez superado los primeros trabajos, finalmente y tras el procedimiento que se ha decidido seguir se obtenga una recuperación de la relación de las partes que están en conflicto. Se trata de alcanzar un compromiso o un acuerdo entre las partes que abre el camino al aprendizaje en la solución de los conflictos por una vía eficaz y sólida.

Recordemos que la desaparición del objeto del conflicto sólo lo resolvería de forma temporal porque no se habrían trabajado las causas profundas que podrían reavivar en cualquier momento, y en igual sentido la victoria de una de las partes o su derrota y sometimiento a la otra. Tampoco la conciliación por sí misma solventará el conflicto sino que facilitará que la relación que mantienen las partes no sobrepase los límites de lo que ambas pueden soportar.

Por lo expuesto hasta aquí, podemos concluir que la conflictología va más allá que cualquiera de las técnicas que se utilizan en la resolución alternativa de conflictos, puesto que puede utilizar una o varias de ellas de forma que combinándolos adecuadamente siempre se tenga la firme convicción de resolver el verdadero problema de fondo del conflicto. También otorga la libertad de recurrir a todos aquellos recursos que brinda lícitamente la sociedad, y de esta forma, se abre una ventana de oportunidades inmensa, que ninguna otra forma de trabajar permite, y especialmente utilizando una perspectiva multidisciplinar, multinivel y de forma simultánea.

Podemos decir que es la técnica total de la resolución de los conflictos. Si a través de esta praxis se consigue el objetivo de resolver el conflicto, éste quedará resuelto de forma definitiva.

Finalmente, no podemos olvidar que la conflictología puede ser utilizada ante cualquier tipo o clase de conflicto, sea individual, social, vecinal, político, laboral, societario, nacional, internacional etc. lo que hace que sea muy rica y las experiencias y técnicas muy matizadas, incluso nacidas ad hoc para algunas especialidades de conflictos a los que se ha hecho mención. La generalización de su utilización y la posibilidad de trabajar transversalmente y multidisciplinarmente hacen que sea el instrumento más adecuado para resolver conflictos complejos.

F. J. García González

Veces visto:

1507

Comentarios (0)

Hacer un comentario

Por favor autentifíquese para dejar un comentario.